AFIP reguló la inclusión en el Sistema de Información Simplificado Agrícola.

AFIP reguló la inclusión en el Sistema de Información Simplificado Agrícola.

Escribe Lidia M. Santacruz, para reporte Tributario – Nuevo Diario, Sgo. del Estero

 

Oportunamente, el ex Ministerio de Agroindustria,  el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria, el Instituto Nacional de Semillas y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), por Resolución General  Conjunta 4.248, crearon el Sistema de Información Simplificado Agrícola (SISA),  reemplazando a Registros y Regímenes informativos vinculados a la actividad de producción y comercialización de granos y semillas en proceso de certificación -cereales y oleaginosas- y legumbres secas.

 

Cabe recordar que deben inscribirse en el SISA obligatoriamente los productores de granos y semillas en proceso de certificación -cereales y oleaginosas- y legumbres secas; los operadores que intervengan en la cadena de comercialización de dichos productos y los propietarios, copropietarios, usufructuarios y ocupantes, cualquiera fuera su título, y sus subcontratantes cualquiera fuera su modalidad de contratación, de tierras rurales explotadas situadas en el país, en la medida en que en ellas se desarrolle el cultivo de dichas especies.

 

La norma dispuso que en un plazo no mayor a 60 días contados desde el 24/5/18, los organismos intervinientes debieran  proceder a la reglamentación de la norma conjunta, en el marco de sus respectivas competencias y la AFIP reglamentar los requisitos y condiciones para integrar el SISA, contemplando la finalidad de cada registro y régimen informativo sustituido.

 

En cumplimiento de lo dispuesto el organismo fiscal dictó la Resolución General 4.310.

 

Como consecuencia de la nueva reglamentación se derogan las RG  2.300, 2.353, 2.504, 2.579, 2.602, 2.797, 3.100, 3.342 y 4.096, 4.120, 4.154, 4.177 y el Artículo 1° de la Resolución General 3.905: a partir del 1 de noviembre de 2018.

 

Asimismo se derogan las RG 2.750 y 3.102: a partir del 1 de octubre de 2019. No obstante se deja sin efecto el inciso c) del Artículo 4° de la Resolución General 2.750: a partir del 1 de septiembre de 2018.

 

A los fines de la incorporación al SISA, los obligados deben acceder al servicio “Sistema de Información Simplificado Agrícola – SISA” disponible en el sitio web de la AFIP  con Clave Fiscal, Nivel de Seguridad 3 como mínimo, y previamente haber:

 

  1. a) Registrado y aceptado los datos
  2. b) Informado al menos una dirección de correo electrónico y un número de teléfono particular y
  3. c) Poseer Domicilio Fiscal Electrónico.

 

La AFIP de manera sistémica clasificará  periódicamente la conducta fiscal de productores y operadores incluidos en el SISA, en función de su base de datos,  mediante un sistema de escoring, a fin de otorgar un Estado, que varía de 1 a 3,  de menor a mayor riesgo, a cuyos fines la norma reglamenta fija los efectos de la clasificación. Dicho de otro modo de las consecuencias de la calificación e incluso de la permanencia en el sistema.

 

Los citados responsables deberán solicitar o verificar su inclusión en el SISA ingresando en el módulo “Categoría” del servicio “Sistema de Información Simplificado Agrícola – SISA”, para:

 

  1. a) Seleccionar alguna/s de la/s categoría/s prevista/s por el sistema.
  2. b) Cumplir la información solicitada para cada categoría seleccionada.

 

Se contempla la información de las superficies explotadas, ya sea propia o de terceros, donde se desarrolla la actividad agraria, detallando los requisitos a cumplir para la registración.

 

El módulo “Información Productiva” del servicio “Sistema de Información Simplificado Agrícola – SISA” será de cumplimiento obligatorio para los productores de los productos indicados en el art. 1° de la resolución respecto de las existencias y de la capacidad de producción de los mismos, independientemente del destino final de la producción.

 

Igual obligación le cabe a los contribuyentes que en forma complementaria a su actividad principal desarrollen la actividad agrícola indicada.

 

El Título II desarrolla el Régimen de Retención del Impuesto al Valor Agregado que recae sobre las operaciones de compraventa de  granos y semillas en proceso de certificación -cereales y oleaginosas- y legumbres secas, excepto arroz y granos y semillas en proceso de certificación -arroz-, disponiendo quienes actuarán como agentes de retención, como liquidar la misma, las respectivas alícuotas, su ingreso y computo.

 

Por su parte el Título III se encarga del  Régimen Especial de Reintegro del importe que surge de aplicar  los porcentajes establecidos en la norma sobre la suma de la retención practicada  a los productores, la que será reintegrado en forma sistémica,, siempre que se cumplan los requisitos y condiciones previstos en el Título.

 

El Régimen Especial de Pago del IVA se estipula en el Titulo IV y se relaciona con los  productores incididos con la retención del gravamen los que quedan obligados a cancelar la diferencia resultante entre el monto del impuesto liquidado en las liquidaciones primarias o secundarias de granos y el importe de la retención practicada, mediante transferencia bancaria o depósito, en la cuenta bancaria cuya Clave Bancaria Uniforme (C.B.U.) vigente a la fecha del pago, que fuera denunciada por el vendedor.

 

Finalmente el Título V trata las Disposiciones Generales.

 

Vigencias

La RG 4.310 rige desde el 19/9/18 y será de aplicación, según se trate:

 

  1. a) Título I, Apartados A al E: desde el 1 de noviembre de 2018.
  2. b) Título I, Apartado F:
  3. Inciso a) del Artículo 37: desde el 1 de octubre de 2019 para la campaña 2019/2020.
  4. Inciso b) del Artículo 37: desde el 1° de enero de 2019.
  5. c) Títulos II, III y IV: para los pagos que se efectúen a partir del 1 de noviembre de 2018, aun cuando correspondan a operaciones celebradas con anterioridad a la dicha fecha.

 

Aclaran aplicación de las nuevas retenciones a las exportaciones

 

El Dto. 793/18 dispuso, desde el 4/9/18 y hasta el 31/12/20,  un derecho de exportación del 12%  a la exportación para consumo de todas las mercaderías comprendidas en las posiciones arancelarias de la Nomenclatura Común del Mercosur (NCM),  no pudiendo  superar los $ 4 por cada Dólar Estadounidense del valor imponible o del precio oficial FOB, según corresponda o los $ 3 si la exportación se  relaciona con mercaderías comprendidas en las posiciones arancelarias de la Nomenclatura detalladas en el Anexo I del Dto., o se tratara de exportaciones de servicios.

 

Pues bien, el PEN ha considerado necesario precisar determinados aspectos para la aplicación de la retención. Lo que se concretó por Dto. 865/18 modificando los arts. 2º y 4º de su par 793/18.

 

Cabe señalar que las exportaciones de servicios no se encuentran contempladas en el Código Aduanero, motivo por el cual en el proyecto de Ley de Presupuesto 2019 se impulsa la incorporación de las mismas al citado Código.

 

Los límites establecidos de la retención fue dispuesto en el art. 2° del Dto. 793/18, estableciéndose ahora  que el valor imponible a esos efectos incluye el importe que arroje la aplicación de la alícuota dispuesta por el art. 1° (12%) y que de aplicarse ese límite, éste se mantendrá en pesos hasta la cancelación de la correspondiente obligación tributaria.

 

Por otra parte, el art. 4° dispone que para el pago de ese derecho no rige el plazo de espera instituido en el segundo párrafo del inciso a) del artículo 54 del Decreto 1001/82 (reglamentario del Código Aduanero) por lo que resulta oportuno otorgar un plazo de espera para el pago de tal tributo a los exportadores que en el año calendario inmediato anterior a la fecha del registro de la correspondiente solicitud de exportación para consumo hayan exportado menos de U$S 20.000.000.

 

Asimismo se agrega a lo normado  la desgravación  del derecho de exportación impuesto de la parte del valor imponible de los bienes de capital comprendidos en las posiciones arancelarias de la Nomenclatura Común del Mercosur (NCM) detalladas en el Anexo I del Dto. 1126/17, cuyos importes hayan sido facturados y parcial o totalmente percibidos por el exportador, con fecha anterior a la vigencia del Dto. 793/18.

 

Se exceptúa del pago del derecho a los sujetos beneficiarios del Régimen de Exportación Simplificada denominado “Exporta Simple”, creado por la RG Conjunta 4049  (AFIP – MP).

 

Las modificaciones rigen desde el 28/9/18.